El pasado jueves se cerraron las fiestas de la Mercé con el colofón que no puede faltar en estos casos: Un show del Barcelona Comedy Club. El Ayuntamiento intentó boicotearlo poniendo el Piromusical a la misma hora, pero la sala se llenó igual. Total, en el BCC cada semana hay cómicos nuevos y el Piromusical lleva con los mismos cohetes toda la santa vida.

Tras el éxito del estreno, volvimos a la sala Inusual Project, que ya se ha convertido en la casa del humor, incluso han puesto parquet nuevo para que se deslice la ironía. Esta semana tuvimos un show muy internacional y cosmopolita, con cómicos llegados desde muchas partes del planeta (Inglaterra, Argentina o incluso de Murcia) porque la comedia no entiende de geografía ni de banderas. Y por eso mola tanto.

Esta semana Jose Bailón estaba haciendo reír en tierras menorquinas y se quedó a los mandos del show Ángel del Moral, que condujo el show derrochando dinamismo, gracia y buen rollo, confirmando que está en el mejor momento de su vida deportiva.

Abrió la velada Chris Groves, nuestro catalán más auténtico, de los que no perdonan el té de las cinco. Chris lanzó un gran texto y además interactuó con el público demostrando que los catalanes también pueden ser divertidos y salaos.

Seguidamente para variar un poco, nos visitó un inglés: El gran James Humber, que nos habló sobre cómo se está adaptando a la ciudad condal. Un lujazo recibirle, esperamos que nos visite muchas veces!

A continuación apareció el enorme Gabriel Córdoba, un cómico murciano al que la comedia de Barcelona le debe muchísimo. Es profesor de muchísimos cómicos y una vez más nos dio una lección de comedia! No os lo perdáis el miércoles 30 en el Konbe bar!

Recién llegado desde Argentina recibimos a Carlos Balmaceda, un cómico que llegó a Barcelona de vacaciones justo en época electoral y que nos ofreció el análisis del panorama político más brillante y divertido que hemos podido escuchar en tiempo. Balmaceda, qué bueno que viniste!!!

Hasta los temas históricos peliagudos como el nazismo o las guerras pueden ser divertidos si los trata un tipo como Dae. Haría partirse hasta a Hitler en el proctólogo.

Y para temas peliagudos las experiencias personales… la gran Sil de Castro consiguió hacernos reír hablándonos de su experiencia en una secta. No se la pierdan el miércoles 7 de octubre en el Astoria!!

Antonio Lorente nos hizo una divertidísima exposición de las ventajas e inconvenientes que tiene ser un “bienqueda”. Y consecuentemente, le quedó de maravilla.

Y cerró la noche por todo lo alto Oscar Sáenz, con sus dudas y certezas sobre el asunto de la paternidad en los treintañeros. Disfrútenlo en el teatro Llantiol cada finde!!

Esta semana más monólogos en Barcelona con el BCC, ya en sesión doble (jueves noche en Inusual Project, domingos tarde en el Gaélic) Las elecciones pasan, las risas permanecen.

Salud y buen humor!!